Muere indigente al no soportar las quemaduras producidas por sujeto desconocido que le prendió fuego en Minatitlán
En el Hospital Civil de Minatitlán, este martes por la tarde dejó de existir el anciano indigente conocido popularmente como “El Zarape” o “El Güero”, al no resistir las quemaduras de segundo y tercer grado que sufrió a manos de un desquiciado sujeto, quien le prendió fuego de manera intencional cuando dormía a un costado del Mercado Pino Suárez.
Todavía por la mañana de este mismo lunes, la Asociación “Te Queremos Ayudar” para personas quemadas, informaba que el septuagenario indigente se encontraba estable y recibiendo el tratamiento correspondiente en la institución de salud.
Sin embargo, poco después de las 14:00 horas trascendió que la víctima del incalificable atentado tuvo una crisis y dejó de existir en el Hospital Civil de Minatitlán.
_09A1360 MINA hospital general
Cabe hacer mención que alrededor de las 21:00 horas de ayer lunes, el indigente conocido entre los locatarios del Mercado Pino Suárez y vecinos del sector, se encontraba acostado en la banqueta frente al centro de abasto, cuando un joven desconocido se le acercó para rociarle gasolina y tirarle un cerillo encendido.
El anciano en condición de calle fue auxiliado oportunamente por propios vecinos para ser atendido por la Cruz Roja, cuyos elementos lo trasladaron de emergencia al Hospital Civil donde quedó internado hasta su muerte este martes por la tarde.
Locatarios consternados por el ataque al anciano indigente
#Audio  #Escucha 
_09A1329 MINA mercado pino suarez

Fotos y Portada/Sergio Balandrano

Locatarios del Mercado Pino Suárez, aseguraron que “El Zarape” era una persona muy tranquila que no se metía con nadie, descartando por completo que en algún momento pudiera haber tenido algún comportamiento agresivo.
En entrevista, apuntaron que desde hace años este personaje llegó a vivir en las calles de ese sector de la petrolera ciudad de Minatitlán, cargando en todo momento un paquete de cobijas -de ahí su sobrenombre-.
Reiteraron que era un anciano muy tranquilo, quien al principio se encontraba enfermo y recibió siempre el apoyo de vecinos y propios comerciantes del mercado, quienes de alguna manera siempre lo ayudaron para su recuperación.
Dijeron que no se explican el porqué de tan cruel ataque en su contra, recordando que la única manía que tenía -si es que se le puede llamar así- es que no aceptaba que le llevaran comida preparada, “la rechazaba, prefería que le dieran dinero porque gustaba de comprar él mismo sus alimentos, así era El Zarape”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s